foto

El 20 de octubre de 1883 se firma el Tratado de Ancón, que puso fin a la Guerra del Pacífico. Tarapacá fue anexada temporalmente al territorio Chileno, y se establece que en un período de 10 años se realizará un plebiscito que resolverá la situación de ambas provincias, puesto que ambas quedaron bajo dominio chileno, pero sin soberanía.

El período que sigue a partir de este incumplimiento se caracteriza por una serie de negociaciones diplomáticas, las cuales intentan delimitar el territorio de ambos países. Sin embargo, el estado chileno lleva a cabo una política de asimilación forzosa de la población, con la finalidad de anexar territorio, hecho que lo llevó a apropiarse hasta la ciudad de Lima. Dentro de estos 50 años que duró la asimilación, en el año 1885 se crean los registros conservatorios de propiedad, estrategia del estado chileno para anexar a Chile, los territorios indígenas.

En 1907 la primera propiedad altiplánica inscrita en el archivo de Taca, corresponde al territorio que utiliza la actual Comuna de General Lagos. Por otra parte, se inscribe como “comunidad” el terreno de Tacora.

En este contexto de asimilación de la población, se emplea otra política estatal, la chilenización del territorio anexado. El fin de esta medida era caracterizar a la población con elementos considerados chilenos, lo cual alcanzó bastos lugares de ambas provincias en litigio.

 Si bien esto ocurrió hace ya 100 años atrás, sus medidas fueron determinantes para la construcción del territorio. Este hecho, es una de las bases de la construcción cultural de la comuna de General Lagos, dado que en la actualidad es posible reconocer en su territorio, prácticas religiosas adoptadas nacionalmente como peruanas y otras chilenas. Situación que supone la integración de elementos “chilenos” al territorio, tal como la celebración de la Virgen del Carmen, patrona del ejército, siendo que paralelamente se celebra en los poblados tradiciones “peruanas” como “El Señor de Locumba” y “Santa Rosa”.

Esto se explica, por las medidas tomadas por el estado durante la Chilenización; dado que el objetivo en el norte era anexar a la población, una de las medidas fue la expulsión del clero peruano y su reemplazo por representantes chilenos, al igual que con las festividades religiosas.

Chile y la Anexión Estratégica del Territorio

El período de 1.900 se caracteriza por el conflicto diplomático entre los países vecinos de Perú, Chile y Bolivia.

El 4 de abril de 1884 se establece el Pacto de Tregua entre Bolivia y Chile, lo cual suspende el estado de guerra que se originó el 1879 en la Guerra del Pacífico.

La importancia de este nuevo pacto, recae en la elaboración de un plan de manejo económico entre ambos países, situación que además reafirmó la soberanía chilena sobre el territorio del norte.

En el artículo 3 del Pacto de Tregua se establece lo siguiente:

“Art 3° Con el fin de estrechar las relaciones políticas i comerciales de Ambas Repúblicas, las Altas partes contrastantes convienen en unir el Puerto de Arica con el Alto La Paz por un ferrocarril, cuya construcción, constará a su costo el gobierno de Chile dentro del plazo de un año contado desde la ratificación del presente tratado.”

La construcción del Ferrocarril Arica- La Paz, define la delimitación del territorio Chileno respecto de Bolivia, además su funcionamiento estaría enfocado a fomentar el libre derecho a tránsito e intercambio comercial de ambos países, y el acceso al puerto del pacífico.